I  G  L  E  S  I  A    D  E    C  R  I  S  T  O

LA BIBLIA, LA PALABRA DE DIOS

Algunas lecciones bíblicas

en diferentes formatos

x
x

"Cada palabra ..."

Al leer la Biblia, vemos énfasis puesto en el hecho de que la totalidad de la Biblia es verdad. David elogió la palabra de Dios cuando dijo: "La suma de tu palabra es verdad ..." (Salmo 119: 160, ASV). Algunos lo registran, "Tu palabra es verdadera de principio a fin". El punto es que cada palabra dentro de las páginas de la Biblia está inspirada. Es "exhalada por Dios", y debe ser respetada como tal (II Timoteo 3: 16-17). De hecho, no solo leemos las Escrituras que enfatizan el valor de las palabras usadas; pero también leemos las Escrituras que nos muestran que las mismas LETRAS usadas para formar las palabras están inspiradas por Dios.

  Lo sé porque cuando leí Gálatas 3, veo dónde el apóstol fue inspirado por Dios para argumentar que Cristo es la "simiente de Abraham" prometida, ¡basada en una letra, la letra "s"! Él le dijo a los Gálatas, "Ahora a Abraham y su simiente fueron las promesas hechas. No dice: Y a las simientes, como a muchos; sino como de uno, y a tu simiente, que es Cristo "(Gálatas 3:16).

  En cuatro ocasiones específicas, la Biblia nos ordena respetar cada una de las palabras que Dios ha inspirado a los hombres a escribir. Por ejemplo, Deuteronomio 8: 3 dice: "Y él te humilló, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, que tú no sabías, ni tus padres lo supieron; para que te haga saber que el hombre no solo vive de pan, sino que por cada palabra que sale de la boca de Jehová, vive el hombre ". Más tarde, Jesús citó este versículo cuando habló con Satanás (Mateo 4: 4; Lc 4: 4). Salomón declaró: "Toda palabra de Dios es pura; es escudo para los que han confiado en él" (Proverbios 30: 5). El siguiente versículo dice: "No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso" (Proverbios 30: 6). Por lo tanto, dentro de la Biblia, vemos énfasis en la palabra de Dios no solo desde el punto de vista de no agregar o tomar de la enseñanza; ¡pero también se enfatiza que debemos respetar cada palabra que está contenida en la Biblia!

  ¿Por qué hacer esta observación? Es porque conozco personas que dicen que respetan la Biblia, ¡pero es evidente que no aprecian cada palabra que leen en la Biblia! A veces, esto viene de leer demasiado rápido, y algunas veces es el resultado de ser poco observador, pero de cualquier forma, el resultado final es que nos perdemos de la verdad vital y una profunda percepción de la Biblia cuando leemos sin apreciar "cada palabra "Que procede de la boca de Dios. Estoy haciendo mi mejor esfuerzo para seguir mi propio "consejo", y hermanos, ¡estoy aprendiendo a apreciar la palabra de Dios cada vez más!

  Un hermano en Cristo me ayudó a detenerme y a pensar verdaderamente en las palabras de la Biblia. Incluso me animó a leer en voz alta para mí mismo como una forma de ayudarme a comprender lo que estoy leyendo. Leer en voz alta para ti mismo no solo permite ver los ojos, sino también escuchar las palabras que están en la Biblia. Amigo, funciona! Otro hermano en Cristo es cuidadoso en sus sermones para enfatizar ciertas palabras para que podamos entender el significado. Recuerdo haber escuchado uno de sus sermones en cinta donde leía Mateo 15:25, donde la mujer sirofenicia clamaba a Cristo diciendo: "Señor, ayúdame". Luego, al reducir la velocidad, se tomó el tiempo para preguntar ". ¿Cómo dijo ella eso? Bueno, ¿cómo dirías eso? "Luego enfatizó cada palabra (" Señor, ayúdame "," Señor, ayúdame "," Señor, ayúdame ") y mostró lo que sucede cuando enfatizamos palabras diferentes. Pruébalo, y mira!

  El punto es que cada palabra escrita en la Biblia es importante y tiene significado. Sí, debemos respetar el contexto, observando si las cosas se dijeron en el Antiguo o en el Nuevo Pacto, "para quién" se hablaron las cosas y "por qué" se hablaron. ¡Sin embargo, la forma en que sabremos la respuesta a estas preguntas es tomando nota de las mismas palabras que se usan! Son importantes. Dios lo dijo.

  David escribió que el "hombre bendito" es el que "medita" en la palabra de Dios "día y noche" (Salmo 1: 2). La palabra "meditar" conlleva la idea de alguien que piensa, reflexiona o considera cuidadosamente algo. Esta persona no solo lo mira de pasada, sino que se detiene y realmente considera lo que se dice dentro de cierto contexto. ¡Necesitamos más personas que Dios pueda llamar "benditas"! Amigos, cuando el apóstol hace un argumento basado en una letra en una palabra (Gálatas 3:16), ¡podemos estar seguros de que las palabras son importantes! Decidamos reducir la velocidad y pensar cuidadosamente sobre las mismas palabras que componen las oraciones en los versículos de la Biblia. Nos hará bien espiritualmente y nos guiará en el camino que debemos seguir (Salmo 119: 105).

por, Jarrod Jacobs

Trad. y adapt. Andres Pong